Existe un cerebro mayor: El corazón

Por eso los directivos y también las personas en general necesitamos liberar nuestros corazones del encorsetamiento de la mente y retornar a nuestra esencia verdadera. Porque una vez liberamos nuestros corazones surge una sensación de claridad, confianza y plenitud. Las decisiones que tomamos son claras, contundentes, humanas aportando bienestar y riqueza tanto internamente como externamente. 
Hemos estado buscando en el lugar equivocado, poniendo toda nuestra atención afuera, pero se trata de ir adentro porque está dentro de cada uno de nosotros.

No sé si te has dado cuenta de que la mente vive un estado de contradicción constante. Cuanto más fuerte es la confusión mayor es el desorden que generamos al actuar y  ese actuar resulta que genera  más insatisfacción más frustración. Fíjate que hablamos de paz y nos preparamos para luchar, hablamos de no ser violentos y somos violentos, hablamos de amor y estamos llenos de deseo de poder, de estatus, de afán competitivo.

A nivel interno es un “quiero” y al mismo tiempo “no quiero” o ·debo hacer esto” o “no debo hacer aquello”… es un desacuerdo constante.  La única cosa tóxica en el planeta es la mente humana porque está centrada en el miedo, en la escasez, en la carencia, en una falsa ilusión de competencia.

Por lo que llegado a este punto ¿No crees que urge plantearse la necesidad de liberar al corazón?
Cuando hablo del corazón me refiero a la conciencia, es un estado interno del SER humano en el cual no interviene el proceso del pensar y sé que esto nos asusta porque es un salto al vacío o no nos lo creemos porque nos identificamos con el pensamiento, creemos que somos el pensamiento y el solo hecho de pensar que no hay que pensar o que hay que pensar menos o que hemos de dejar de creernos nuestros pensamientos, nos parece una estupidez, pero resulta que ahí yace nuestro potencial completo y esta creencia precisamente es la que nos mantiene en la limitación, en la separación, en el ataque, en la protección. 

Hemos dotado al pensamiento de un poder que por sí mismo no tiene, de hecho el pensamiento, es un instrumento del campo de la conciencia pero no es lo que somos. La mente pensante es limitada, está condicionada, es incompleta, nos mantiene en una cajita, en una falsa seguridad, sin poder ver más allá de ella.

El estado de conciencia plena es una energía, una experiencia interna, que nos ancla en el presente permitiéndonos percibir la realidad tal cual es, sin etiquetas, sin condicionamientos, conectados a la inteligencia universal o la llamada inteligencia del corazón, con lo que verdaderamente somos, dónde la mente deja de gobernar porque sabe que está condicionada y que cualquier movimiento que venga de allí, es incompleto, de manera que deja de intervenir y surge una acción completamente nueva, libre e ilimitada.   
Es el gran “cerebro” el corazón, que nos guía hacia la autorealización .

Es importante comencemos a cultivar este estado interno del SER si queremos que nuestras empresas permanezcan vivas y disfrutar de nuestros trabajos. Abasteciéndolas de conciencia, de sentimiento, de sentido, de confianza, con una clara dirección. Siendo conscientes de nosotros mismos, tomando responsabilidad por lo que estamos siendo momento a momento, de lo que sentimos, de lo que proyectamos, de la energía que emitimos al planeta y realizar los cambios que esta nueva era exige.

El trabajo al cual invito a realizar a directivos es el DESARROLLO DEL SER.
Actuar libres de condicionamientos, centrados en sí mismos, permitiéndose sentir sus emociones, manteniéndose en el presente, escuchando su intuición, atreviéndose a ser creativos, reales, confiados, vulnerables, empapados de la energía del corazón, afrontando los desafíos con serenidad y eficacia, sin  miedo a equivocarse y sin el temor a lo que pueda suceder.
En definitiva volver a ser ellos mismos y guiar a sus equipos con una nueva fuente de energía liderando el cambio.

El trabajo comienza en la naturaleza e interactuando con caballos (no se montan los caballos, el trabajo se realiza pie a tierra) porque nos vemos en acción, en otro ambiente, nuestros sentidos están alerta, recibimos una respuesta inmediata, libre y honesta en cuanto a lo que sentimos, pensamos y hacemos, percibimos el efecto de lo que transmitimos, de lo que comunicamos y el resultado que produce en ellos, su disposición a cooperar o a resistirse. Son animales  nobles y pacíficos dispuestos a servir al humano, dándonos la posibilidad de hacer ajustes, probar, investigar e indagar hasta alcanzar el efecto deseado.
Al ser una actividad vivida, testada y disfrutada, los aprendizajes son profundos y duraderos, disuelve la resistencia al cambio y facilita el proceso hacia la transformación en la organización.

La conciencia es simple no necesitamos complicadas ecuaciones para llegar a ella, la naturaleza, los caballos son conciencia, son presencia en acción, interactuar con ellos es un privilegio, es un regalo, es una oportunidad para conectarnos, para SER humanos.

¡Es una formación que va directa al corazón!


Hasta pronto,

Marianne G.S. 

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.