¿Escuchas?

Generalmente no lo hacemos por eso te voy a pedir lo siguiente, porque para poder comprender lo que voy a ir exponiendo aquí primeramente hace falta estés realmente escuchando. 
Te pido estés en un estado de atención plena. 
Lo cual significa que lo que escuchas no lo estás intentando analizar o estar de acuerdo o en desacuerdo, o rechazando o juzgando, sino que estás en un estado dónde tu opinión queda en suspenso, queda inactiva, dónde simplemente escuchas para descubrir, para investigar.
No comienzas desde una conclusión.
Es una sensación desde dónde no tienes deseo alguno de demostrar que tienes razón, sino que de verdad quieres comprender, tu mente no tiene autoridad alguna.
Porque esto es realmente escuchar.
Te animo a que lo practiques y mañana continuamos…



DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.