¿De verdad de verdad quieres resolver tus problemas?


Las personas abordamos innumerables problemas y si lo observamos nuestra existencia es una serie de conflictos, contradicciones, una lucha rutinaria, dolor, alegría fugaz y satisfacción pasajera.
La vida de la mayoría es bastante fea, miserable, desdichada y mezquina.
Presionados por un sinfín de regulaciones, directrices y modelos a seguir no conseguimos un instante de libertad o un sentimiento de plenitud. Vivimos en constante frustración porque siempre buscamos realizarnos; nuestra mente escasas veces tiene tranquilidad y muy a menudo estamos angustiados por diferentes exigencias.

Es evidente que no necesitamos un cambio superficial una simple reforma, un nuevo modelo o nueva revolución externa, porque ya hemos intentado crear una sociedad mejor, una forma de vida diferente. Como vemos ya sea en manos de otras personas sigue la misma estructura de siempre. Con el tiempo por la presión de las circunstancias el grupo diferente se convierte en la nueva clase alta y vemos que los mismos abusos que tal reestructuración pretendía eliminar se repiten otra vez de forma parecida.

Necesitamos más bien una transformación fundamental de la mente, un cambio total, no meramente parcial. Y si queremos un cambio verdadero, duradero y eficaz debemos investigar lo que significa el cambio. Es cierto que vamos cambiando superficialmente debido a las circunstancias, a la necesidad o que nos amoldamos a cierto modelo determinado, pero debemos darnos cuenta que una reforma política, una guerra, una revolución social, cambia la mente del ser humano sólo en la superficie.

Una persona que de verdad quiere descubrir lo que significa un cambio fundamental es necesario que investigue todo el proceso del pensar es decir el funcionamiento de la mente y la naturaleza del conocimiento. Porque si no comprendemos esto no hay ninguna posibilidad de afrontar nuestros innumerables problemas y percibir la vida de una nueva manera.

¿Me acompañas a investigarlo?




DARSE CUENTA
La puerta de la inteligencia

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.