Páginas

¿QUÉ PUEDE APORTAR LA NATURALEZA AL MUNDO EMPRESARIAL?

BIOMÍMESIS


Bio quiere decir vida y mímesis significa imitar, es la nueva ciencia económica, que estudia la naturaleza como fuente de inspiración aprendizaje y creatividad para diseñar nuevas tecnologías innovadoras que nos permitan resolver los conflictos económicos y ecológicos contemporáneos. Y lo hace basándose en los modelos, sistemas, estructuras, procedimientos y procesos que emplea la naturaleza a la hora de funcionar y conservarse. En la naturaleza existe un orden perfecto en el que todo funciona de forma armónica y siguiendo una matemática precisa que no comete errores al codificar y transmitir la información necesaria para generar toda la creación. 

La naturaleza lleva a la especie humana millones de años de ventaja, por lo que en vez de tratar de superarla y dominarla es más inteligente copiarla,  imitarla o modelarla. Principalmente porque la solución de nuestros problemas ecológicos y conductuales se encuentra en la inteligencia de la naturaleza ya que es el único modo de vida cien por cien ecológico y sostenible. No genera residuos ni desperdicios, donde todo es biodegradable. Todo lo que forma parte de ella puede aprovecharse, reciclarse y reutilizarse, transformándolo en energía con la que nutrir y alimentar a otros ecosistemas. 

LOS CABALLOS 

El comportamiento de los caballos cuando están en su hábitat natural es un ejemplo claro de lo arriba mencionado. Entre ellos no existen relaciones interesadas, por lo que están exentos de sufrir  las consecuencias de los juegos emocionales característicos de las relaciones basadas en un  mero interés personal. Por su cabeza no pasa la idea de aprovecharse de un compañero para obtener un beneficio en particular de él. 

Carecen de juicios preestablecidos o condicionamientos impuestos, por lo que todos los caballos disfrutan de una existencia repleta de vínculos amistosos y sinceros. No ponen trabas a la hora de relacionarse con caballos ajenos a la manada o a individuos de especies diferentes a la suya y actúan siempre siendo ellos mismos, tal como marca la autenticidad de su esencia, no se protegen con falsas máscaras para evitar mostrar su vulnerabilidad. Lo que provoca que gocen del privilegio de disfrutar de la compañía de amigos de diferentes y peculiares aspectos que enriquecen con su presencia su existencia cotidiana.
Es una especie colaboradora que trabaja siempre en equipo basada en la confianza, cooperación y ayuda mutua.  Actúan de forma noble pacífica y considerada. Son muy eficaces resolviendo los problemas emocionales, ya que de otro modo no hubieran sobrevivido. 

Tienen la destreza de expresar sin reparos las emociones que van experimentando  ya sean ligeras (alegría, júbilo, felicidad)  o densas (miedo, ira, tristeza, rabia). Son muy eficaces resolviendo las diferencias. Ante cualquier desavenencia evitan el conflicto, manifiestan de inmediato su punto de vista y llegan tras un breve desacuerdo a una resolución más o menos pacífica entre las partes implicadas. Carecen de emociones no manifestadas  (bloqueos emocionales) que de estar presentes les generarían preocupaciones e inquietud interna y les impedirían sacar el máximo partido de su potencial. En sus grupos no se producen entradas y salidas de animales de forma frecuente ni asidua. Se trata de una organización social muy bien constituida en la que no existe una jerarquía marcada. No existe un líder determinado que sobresale por encima del resto de integrantes del grupo.  No les interesa por la sencilla razón que va en contra de su propia subsistencia. 

Los caballos para sobrevivir necesitan estar unidos, convivir en igualdad y no estar estructurados en un sistema de dominancia en el que solo pueden salir beneficiados los animales más fuertes o poderosos, lo cual les provocaría un alto estrés físico y emocional. Las relaciones que establecen se fundamentan en el respeto, la igualdad y la entrega desinteresada. Son claros, honestos, directos, consecuentes con lo que piensan y siempre manifiestan lo que sienten. Forjan vínculos de amistad para evolucionar, cuidarse, divertirse y potenciar mutuamente sus cualidades.  

Tienen la mente centrada en el momento presente, lo que les permite estar libres de cualquier tipo de distracción y estar plenamente conscientes de lo que sucede en su cuerpo y del entorno que les  rodea. En la naturaleza, hay abundancia y los animales saben apreciarla. Cuando estamos enfocados en el momento presente, no hay carencia y desde ahí podemos apreciar la vida y los regalos que nos brinda momento a momento.  
En resumen son grandes maestros del estado de conciencia, liderazgo y trabajo en equipo. Son presencia en acción.

EL SER HUMANO

Habitualmente está centrado en lo que le falta, de ahí surge ese sentimiento de carencia y lo que enturbia la belleza de vivir nuestra experiencia humana.  Si estás presente, si estás anclado en la conciencia, que es tu naturaleza verdadera,  en la profundidad del SER, no hay carencia, no falta nada. 

El mundo natural simplemente es. No tiene expectativas y no lucha por una meta a futuro. Recibe la vida como llega, sin cuestionamientos ni dudas. No pelea con lo que llega, sino que se abre a recibirlo tal como es y se pone en acción en caso necesario. Utiliza su energía sabiamente usándola solo cuando debe actuar o decidir. De ahí nace su poder reparador y reconfortante.  

Solo nosotros los humanos en la gran mayoría, quedamos incapacitados por el trabajo de nuestra mente. Nos perdemos entre la carga del pasado y las preocupaciones del futuro, siendo aquí y ahora donde la vida realmente está sucediendo y nos ponemos máscaras para no mostrar nuestra vulnerabilidad.  Es por ello que colaboro junto con la naturaleza y los caballos para desempeñar mi trabajo porque poder interactuar con ellos en libertad es todo un privilegio por su manera de funcionar y lo que podemos aprender junto a ellos.

En la nueva visión empresarial se está comenzando a introducir el concepto de bienestar.  Porque una persona preocupada, estresada y distraída es imposible que de lo mejor de sí en su trabajo. El estar llenos de estrés es lo que hace que enfermemos y la enfermedad es una dura maestra que nos obliga a parar y reflexionar.

BIENESTAR


Últimamente están aumentando los casos de ictus y ataque al corazón (sobre todo en personas a partir de 40 años) debido al estrés que vivimos en el trabajo. Y parece ser que los humanos lo vemos como algo natural porque todos andamos estresados, pero en realidad es demencia.



El bienestar es necesario para alcanzar realmente nuestro potencial completo.
Por tanto ha llegado el momento de pasar del “BIENTENER” al  “BIENESTAR”.

¿CÓMO SE OBTIENE EL BIENESTAR?

Tal y como lo hace la propia naturaleza. Estando en el momento presente, permaneciendo en la conciencia  y desarrollando la inteligencia emocional. Lo cual nos lleva a liberarnos de todo el estrés acumulado a lo largo de nuestra vida. A medida que vamos expandiendo la conciencia vamos dejando atrás nuestras adicciones, apegos y miedos que merman nuestra energía, creatividad, productividad y que estando atrapados en el pasado  y en el futuro es imposible reconocer y conocernos.  Porque aquello con lo que estamos conectados internamente, es lo que proyectamos afuera. Nos pasamos la vida intentando arreglar todo en el afuera y no es allí, sino dentro de cada uno de nosotros, un lugar que está lleno de miedo, que siente que no puede o se siente frustrado y que sigue estando ahí vayas dónde vayas.
Desde esa dimensión de conciencia podemos hacernos cargo de nuestro propio estado interior en lugar de estar sometidos al mundo cambiante que nos rodea. Al hacerlo aprendemos a estar en la vida con alegría y disfrutar del mundo en que vivimos, porque nuestro bienestar ya no depende del resultado de las circunstancias externas.

BIOLIDERAZGO



Es conectar con el líder que llevas dentro  y en armonía con la naturaleza. A través de la expansión de la conciencia e interactuando con  caballos. El trabajo se realiza tanto en sala como en la propia naturaleza.



Es todo un sistema que te permite, estar más en el ahora, anclarte en la conciencia y desde ahí dar tu máximo potencial, aumentar tu productividad y creatividad, gestionar tus emociones, cultivar el SER y tener  relaciones más sanas tanto contigo mismo como con los demás. Aprenderás a amarte en un nivel más profundo, más allá de tus logros externos y a enfrentar los desafíos de la vida con serenidad, eficacia y satisfacción. Reduciendo el estrés y mejorando tu calidad de vida.


Hemos pasado por la era de piedra, la era agraria, la era industrial, la era de la información y el conocimiento y nos dirigimos hacia una nueva era: la era de la conciencia y el bienestar

Bibliografía empleada: “Qué harías si no tuvieras miedo”,  de Borja Vilaseca, “Si el humano supiera”, de Marga Navarro y  “ Sobre las nubes” de Isha Judd.

Marianne Gómez Schmidtke



DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.