La visión un proceso de inclusión


Es vital en la organización tener una visión clara y compartida porque es un proceso de inclusión. 
La visión va más allá de uno mismo, de un deseo. El deseo es personal y conlleva mejoras. 
En cambio la visión puede transformar toda la situación e incluye a todo el personal.

Cuando interactuamos con caballos y el equipo participante tiene una clara visión, la cual les conmueve, la sienten, mira por el bien común, generándoles satisfacción, los gestos, movimientos  y  energía que emiten hace que el caballo reaccione y quiera cooperar en la actividad que se le propone.
Porque el grupo actúa de forma unida, coordinada, sincronizada aunando a todos en la misma dirección y éste lenguaje el caballo lo comprende y quiere participar. 
Es la inteligencia de la naturaleza. 

La experiencia es sumamente gratificante porque aporta claridad, confianza, foco y dicha.


Te deseo un amable día,

Marianne G.S.

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.