Páginas

Eduquemos a nuestros hijos también en la naturaleza

Los niños pasan ratos con las nuevas tecnologías (tablet, ordenador, móvil, tele, play...) y entre paredes, por lo que es muy importante que aprendan en directo a través de los 5 sentidos y jueguen en la naturaleza porque cultiva el darnos cuenta de nuestras sensaciones corporales y sentimientos.
"Nuestros hijos, deben oler el musgo, escuchar los grillos, contar las estrellas, saber leer la tristeza en el rostro de un amigo." Catherine L´Ecuyer investigadora y divulgadora de temas educativos.
Me centro en los niños, ellos dicen cosas, las exploramos, aprenden desde el asombro, la curiosidad y con experiencias reales. Dónde los alumnos y yo nos sentimos entusiasmados con el trabajo que llevamos a cabo.
Gracias a los caballos, a la pedagogía lúdica y vivencial y junto con mi formación especializada, potencio la diversión y el aprendizaje de habilidades emocionales, sociales, creativas y corporales.
A través de estos talleres invito a que los niños se conecten con esa parte de si mismos que habla desde el corazón y se relacionen desde el respeto mutuo, la confianza, la empatía, la comprensión, el cuidado, la alegría y la comunicación de Ser a Ser.
Creo diferentes entornos donde los niños puedan interactuar, resolver problemas, tomar decisiones y aprender a comunicarse con eficacia.
Se trata de desarrollar todas sus capacidades naturales y capacitarse para abrirse paso en la vida.
VALOR QUE APORTA
El contacto con los caballos es profundamente sanador, aumenta la confianza personal, lleva a un estado de relajación y claridad en la mente y en el cuerpo, acerca a conectarse con la naturaleza y a reconocerse en su esencia.
PROPUESTA EDUCATIVA
Es un potente medio de desarrollo personal y comunicación con metodología de coaching y aprendizaje con caballos.
Enseño trabajo colaborativo, comunicación efectiva; percibir el mundo como un lugar de oportunidades, en un ambiente natural y de contacto con animales y actividades de campo.


                                                                    Con amor,

                                                                              Marianne G.S.



DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.