Páginas

¿Como dueño de una empresa o directivo, a veces, te traicionas a tí mismo?

A veces como dueños o directivos de una empresa por mantener una imagen, nos traicionamos a nosotros mismos, haciendo cosas con las que no nos sentimos bien.

Es importante tengamos una cosa muy clara, si yo tengo una empresa y soy una persona con una alta integridad, también crearé clientes íntegros, porque lo que doy antes o después viene de vuelta.

El resultado de actuar desde la integridad, es la abundancia.

Por ello lo primero que nos hemos de preguntar es ¿Qué es lo más importante para mí y cómo voy a contribuir al bienestar de la sociedad a través de la empresa?

Si me traiciono, no importa en el área que sea (no respetando mis principios y valores) y no me siento bien conmigo mismo/a, porque estoy usando máscaras, estoy mintiendo, ocultando cosas, estoy manipulado a las personas, el resultado es la carencia, con lo que en algún momento la escasez llegará.

Por que lo mas importante no es la empresa, los negocios, ni las relaciones, sino como te estás sintiendo contigo mismo.

¿Merece la pena poner excusas para traicionarnos? Porque desde ahí nos estamos abandonando.

Hagámonos la siguiente pregunta: ¿Estoy aquí para servir o para ganar a toda costa?

Contestar a esta pregunta nos dará una u otra dirección y diferentes resultados.

¿Cuál eliges?


La naturaleza siempre actúa de manera íntegra

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.