EL PENSAMIENTO NO ES EL MEDIO PARA RESOLVER NUESTROS PROBLEMAS

La mente pensante o mente condicionada es como una tela de araña sólida y extraordinariamente  diseñada creada por conceptos como lo bueno, lo malo, lo correcto, lo incorrecto, análisis, razonamientos, conclusiones e intelectualizaciones que provienen de las circunstancias, de la cultura, la sociedad, la religión, los abuelos, los padres, profesores, el clima, las noticias, la política, experiencias vividas... Es acumulación, es recuerdo, es memoria, es pasado.
Es LO CONOCIDO por eso nos hace sentir seguros. La mayoría de las personas estamos atrapadas en ésta red.
Pero al estar la mente condicionada por su creencia, el pensamiento es incompleto, no es libre  y aún así utilizamos el pensamiento como medio para resolver nuestros problemas. Comenzamos a darle vueltas y vueltas a las cosas sin darnos cuenta que el pensamiento no puede resolver ninguno de nuestros problemas porque el pensamiento es quién los crea. Es el que nos hace vivir en un estado de contradicción y desdicha constante.

La pregunta es ¿Puede la mente liberarse de éste conocimiento/condicionamiento?
Si puede, de hecho a veces ocurre.
A todos nos ha ocurrido alguna vez ocasionalmente que hemos querido resolver un problema y después de haber intentado todo lo posible para encontrar una respuesta, después de haber utilizado todos los recursos posibles dentro de los límites del pensamiento, la mente de forma espontánea se queda en silencio y en ese silencio surge la respuesta, sin ansiedad, sin exigencia, sin elección. Como vemos, la mente ha utilizado toda su capacidad de pensar ha llegado al límite del pensamiento sin haber encontrado una respuesta por eso se queda en silencio. Este estado de percepción sin interferencia alguna del pensamiento puede generar un cambio radical en nuestras vidas.
Hemos intentado diferentes métodos, sistemas y caminos pero ninguno ha logrado que el hombre deje de sufrir.
De modo que tiene que aparecer un factor totalmente nuevo que no dependa de la mente y lo cual no significa que debamos dejar de pensar.
Lo que expongo aquí es que la mente debe entrar en un estado donde pueda percibir sin el proceso de reconocer.
Es un estado de percepción y nada más, es decir, es un ESTADO DEL SER.
Lo importante para nosotros es darnos cuenta de todo el proceso de la mente con sus limitaciones, se trata de un simple entendimiento, que hace que elijamos que el pensamiento no intervenga.
Únicamente ese estado de percepción puede generar un cambio radical en nuestra forma de vivir.
Únicamente este estado podrá resolver todos nuestros problemas
Sólo así encontraremos los regalos que ésta experiencia de vida nos brinda.
Sólo así podremos saber quién realmente somos.
Es la única manera de disolver el ego y que nuestra mente esté en paz.


Conversaciones presenciales y por skype para liberarte del encorsetamiento de tu mente.
info@conectartecon.com/600469083

Marianne G.S.



DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.